Download E-books Sangre y champán: La vida y época de Robert Capa PDF

El extraordinario fotógrafo Robert Capa fue testigo de excepción de los grandes acontecimientos históricos y bélicos del siglo XX: l. a. Guerra Civil española, el desembarco de Normandía o l. a. fundación del Estado de Israel. Incansable viajero, jugador, bebedor y mujeriego, murió a los forty-one años al pisar una mina en l. a. guerra de Indochina, después de una vida intensa y apasionante. A partir de entrevistas con personajes que le conocieron bien y de fabric de archivo, Alex Kershaw ha escrito una biografía absolutamente veraz que puede leerse como una novela histórica de aventuras.

Show description

Read Online or Download Sangre y champán: La vida y época de Robert Capa PDF

Best Biography books

One Matchless Time: A Life of William Faulkner

William Faulkner was once a literary genius, and one in all America's most vital and influential writers. Drawing on formerly unavailable assets -- together with letters, memoirs, and interviews with Faulkner's daughter and enthusiasts -- Jay Parini has crafted a biography that delves into the secret of this proficient and afflicted author.

The Green Fool

Time infrequently mattered within the village of Mucker, the birthplace of poet and author Patrick Kavanagh. filled with wry humour, Kavanagh�s unsentimental and evocative account of his Irish rural upbringing describes a patriarchal society surviving at the fringe of poverty, sustained via the land and an insatiable love of gossip.

Mary Tudor: England's First Queen

An engrossing, unadulterated biography of “Bloody Mary”—elder daughter of Henry VIII, Catholic zealot, and England’s first reigning Queen   Mary Tudor was once the 1st girl to inherit the throne of britain. Reigning via one among Britain’s stormiest eras, she earned the nickname “Bloody Mary” for her violent non secular persecutions.

Polio Wars: Sister Kenny and the Golden Age of American Medicine

In the course of international battle II, polio epidemics within the usa have been considered because the country's "other battle at home": they can be neither envisioned nor contained, and paralyzed sufferers confronted incapacity in an international unfriendly to the disabled. those realities have been exacerbated through the clinical community's enforced orthodoxy in treating the illness, remedies that typically consisted of useless cures.

Additional resources for Sangre y champán: La vida y época de Robert Capa

Show sample text content

Su hermano y otros dieciocho jóvenes de Bedford habían perdido los angeles vida a los pocos minutos de llegar a l. a. �Sangrienta Omaha», escenario de l. a. mayor carnicería del día D. De los treinta y cinco soldados de Bedford que pertenecían a l. a. Compañía A, al anochecer habían muerto veintiuno. Los historiadores de l. a. guerra creen que Bedford sufrió más pérdidas consistent with cápita que ninguna ciudad o pueblo de Estados Unidos. En el modesto rancho del señor Stevens hablamos hasta entrada l. a. noche de su hermano, de Bedford y de l. a. guerra. Al ultimate le enseñé un gastado libro que había encontrado en una tienda de libros raros de Nueva York: pictures of warfare. —¿Quién lo ha escrito? —preguntó Stevens al llegar al capítulo de l. a. página ciento cinco, titulado �La invasión». —Robert Capa —respondí—. Fue el único fotógrafo que desembarcó en Omaha con los angeles primera oleada, con el ciento dieciséis en effortless crimson. —¿Easy purple? —preguntó Stevens—. �La primera oleada? �Era soldado o guardacostas? —Ninguna de las dos cosas. period periodista. Un judío húngaro que se alistó voluntario. —Algunos de los mejores hombres… eran voluntarios. Pero no duraron mucho. Stevens leyó una cita de Capa: Diría que los corresponsales de guerra consiguen más copas, más chicas, mejor sueldo y mayor libertad para escoger su destino, y el hecho de que se les permita ser cobardes sin ejecutarlos por ello es su peor tortura. El corresponsal de guerra tiene en las manos su apuesta —su vida— y puede ponerla en ese o aquel caballo, o volver a guardársela en el bolsillo en el último minuto. Yo soy jugador. Decidí ir con […] l. a. primera oleada2. Stevens se detuvo en una foto que mostraba a varios soldados luchando por llegar a los angeles orilla bajo un fuego intenso. —¿Cómo dices que se llama? —Robert Capa. —Debía de querer muchísimo estas fotografías. Stevens permaneció sentado en silencio y pasó otras ochenta páginas, llegando por fin a una de las últimas fotografías de Capa, tomada sólo unos días antes de morir a los cuarenta años en Indochina en 1954. Cerró el libro y se recostó en su sillón abatible. De pronto parecía cansado. —¿Ha vuelto a ir a Omaha? —pregunté. —Sí —respondió orgulloso—. Ya lo creo. Señaló una pared cubierta de fotografías enmarcadas. Entre ellas había dos condecoraciones Corazón Púrpura engastadas, los angeles suya y l. a. de su hermano. También había una pequeña fotografía en los angeles que se le veía paseando por los angeles playa de Omaha en 1994, con l. a. cara contraída de l. a. emoción. —¿Ha estado usted? —me preguntó. —Sí, esta primavera. —¿Visitó el cementerio? Hice un gesto de asentimiento. El domingo de Pascua aparqué junto a las hileras de autocares turísticos que se habían vaciado de norteamericanos octogenarios y sus familias en las puertas del cementerio, donde miles de sus coetáneos están enterrados bajo lápidas de mármol en lo alto de un acantilado que domina l. a. playa de seis kilómetros de longitud. Al principio me maravillé de l. a. sencilla dignidad de los monumentos conmemorativos y del hecho de que todas las tumbas estuvieran orientadas al oeste, hacia su país. Pero luego reparé en una mujer de mediana edad que sollozaba sola ante una tumba.

Rated 4.08 of 5 – based on 49 votes

About admin